Rehabilitación del Caserío-molino Errotabarri de Lezama

Errotabarri (Lezama)
2008

Basándonos en los antecedentes históricos y las necesidades actuales de vivienda, pretendemos rehabilitar el Caserío-molino Errotabarri de Lezama , recuperando su fin y objeto y acondicionarlo para la futura vivienda de la familia.

A lo largo del tiempo al edificio se le han adosado, edificaciones industriales y ampliaciones no propias de la tipología a rehabilitar, por lo que intentamos recuperar la imagen y el uso demoliendo esas edificaciones adosadas y recuperando la imagen de Molino.

Por otra parte se limpiaran los cauces y repararan piezas que hagan funcionar de nuevo el molino.

Nos encontramos ante un edificio de gran valor histórico y medio ambiental como pasamos a analizar posteriormente:

Encontramos en un escrito de Alberto Díez Sáiz un análisis histórico del molino que se vamos a rehabilitar.

El escrito se titula “MOLINOS DE RIO EN EL VALLE DEL ASUA” y en su capítulo de Molinos de Lezama encontramos el Molino y Ferrería Olabarri (Errotabarri) el cual lo describe de la siguiente forma:

“Lo mismo que Olazarra se puede decir Olabarri, que se ha conocido como ferrería y como molino con este último nombre y con el de Errotabarria.

“iten la ferrería y molino Errotabarria, del referido Don Juan Joseph de Larragoiti, inquilino en el molino Alonso de Bilbao.”

El mismo dueño que en 1746 arrienda “la ferrería y molino de Olavaria”por seis años y 133 ducados al año.

La primera alusión a la ferrería es de 1579, cuando Ordoño de Zamudio y Zugasti, vecino de Zamudio, denuncia a pedro Ochoa de Basabilbaso por haber construido una presa en aguas arriba de Olabarri.

Por otro lado, el mismo día y los mismos asistentes que se dieron cita para la toma de posesión de Olazarra , se celebraba idéntica ceremonia “en la ferrería nueva de lezama”, de cuya mitad se respetaba a Damián la quiera y pacifica posesión, sin contradicción alguna; 

“y en señal de dicha posesión paró la ferrería y dio tres golpes el mazo”

Aunque en 1877, al inscribir las tres cuartas partes del molino a favor de Miguel Maria de Jalón y Larragoiti, marques de Castrofuerte y Torreorgaz, se le llama “Rotabarra”, y unos años antes, en 1864, se nombraba “Errotabarri”. Fue al inscribir su otra cuarta parte a nombre de Josefa de Uribarri, viuda de Victor Cenón de la Quintana.

La casa molino ocupaba una extensión de 177.00m2 y las aguas de su depósito, que era “de gran extensión y cabida” activaban “dos piedras de moler montadas en sus correspondientes maquinas”

Es curiosa también la inscripción del aprovechamiento de aguas de que disfrutaba este molino, 

“consiste en la totalidad del cauce de los arroyos denominados Basal-goiti, Urresti, Sagasti, Goiticoerreca, Errecachu, Zubilla y Errecachuzarra, todos los cuales discurren en la citada jurisdicción y su barrio de Goitioltza, cuyas aguas son recogidas en el cauce sobre el que se derivan a un gran deposito que viene en el molino Errotabarri, que utiliza dichas aguas para la molienda de grano”

Llegados a 1934 veremos a Juan Domingo Zubiaur como propietario de la totalidad de este molino, que estaba valorado por entonces en 27.500 pesetas. Quince años después lo heredaría su hija Mª Paz Zubiaur a quien se lo compraran, en 1969, Antonio Terrado, José Luis Arteche, Josefa Terrado, Emilio Terrado y Antonio Arteche, por quintas e iguales partes. 

Se encuentra al lado del caserío Olabarri, no muy lejos y aguas abajo del molino Bolue.

Al final de su vida tuvo dos moliendas. Llegue a medir cuatro piedras, dos de 1.25m de diámetro y las otras dos de 1.30m. Hace diez años en el exterior del molino había un rodete de hierro cuyo diámetro era de 1.47m y que tenía 40ñalabes, pero en mi reciente visita me encuentro con la agradable sorpresa de que sus dueños vienen manteniendo en funcionamiento una de sus moliendas desde 1987.” 

Zainak, 14, 1997.

Y diez años después (2008) las herederas del molino, las hermanas Arteche Ornes, deciden rehabilitar el caserío-molino como vivienda familiar y acondicionar el cauce para ponerlo de nuevo en funcionamiento.